Enrique Cordero

testimonio1

Desde que nos cambiamos a la línea Huella de Pardo, nuestros operarios se cansan menos y bajó el ausentismo. La gente se siente más relajada y se cansa menos.